Seis indicios de Alzheimer y cómo puedes detectarlos gracias a la teleasistencia avanzada

indicios de Alzheimer

Un diagnóstico profesional temprano y el inicio del tratamiento en los primeros estadios de la enfermedad de Alzheimer es la mejor arma para combatir lo que para muchos es la Alzheimer, la pandemia del siglo XXI. Pero no es sencillo distinguir entre los primeros síntomas de Alzheimer y los debidos a otros procesos como la toma de fármacos o el envejecimiento cerebral normal.

A continuación puedes encontrar seis advertencias o síntomas clínicos que predicen la gestación de enfermedad del  Alzheimer y cómo la teleasistencia avanzada nos puede ayudar a detectarlos incluso en fases iniciales (Fuente “Cómo detectar el Alzheimer”).

1. Síntoma: Pérdida de memoria, especialmente de información recién aprendida.

Ejemplos: Olvidar citas con el médico, eventos o ser incapaz de recordar si hemos comido o no es un síntoma del Alzheimer.
Detección: Un sistema de teleasistencia avanzada instalado en el domicilio de la persona permite a cuidadores profesionales conocer si la persona no ha comido –si ha abierto la nevera- o si ha comido más de una vez. Además le ayudará recordando sus citas y la toma de su medicación.

2. Síntoma: Dificultad para planificar o resolver problemas.

Ejemplos: controlar las facturas mensuales, seguir una receta sencilla o aturdirse ante emergencias.
Detección: Los sensores ambientales (movimiento, humedad, temperatura, luminosidad) y sensores de seguridad (gas,humo)-permiten a un cuidador remoto detectar a tiempo real problemas que están ocurriendo; si recibimos una alerta de, por ejemplo, temperatura muy alta, una conversación inmediata con el usuario nos dará una pista de cuál es su grado de conciencia ante el problema.

3. Síntoma: Insomnio, desconcierto o nerviosismo durante la noche.

Ejemplos: problemas para dormir, despertarse durante la noche o dormir intermitentemente durante el día también puede ser un síntoma de la enfermedad de Alzheimer.
Detección: El sistema registra la actividad del sueño, cuántas horas ha dormido, cuántas veces se levanta, cuántas veces ha ido al baño, etc.

4. Síntoma: Desorientación de tiempo y lugar incluso en entornos conocidos.

Ejemplos: olvidar fechas o no saber dónde estamos ni cómo hemos llegado allí.
Detección: Las personas con riesgo de sufrir desorientación en la calle manifiestan este comportamiento errático en su propia casa; el sistema de monitorización avanzada es capaz de aislar patrones “extraños” de comportamiento, por comparación con los patrones normales para esa persona. Este análisis es posible gracias a la potencia del Big data aplicado a la teleasistencia.
5. Síntoma: Pérdida de inhibición o falta de buen juicio

Ejemplos: vestirse inapropiadamente, males decisiones respecto a cómo administrar el dinero o descuidar la higiene y los aseos personales.
Detección: Los sensores de humedad instalados en el cuarto de baño indican, por ejemplo, cuántas veces se ha aseado el usuario (por aumento de humedad).

6. Síntoma: Cambios de temperamento y personalidad.

Ejemplos: sentirse confundido, ansioso, deprimido, apático o desconfiado, sobre todo cuando se encuentra fuera de su zona de confort.
Detección: El hecho de poder monitorizar si el usuario se pasa la mayor parte del tiempo viendo la televisión, o sentado en su sillón preferido, o durmiendo durante el día, nos ofrece pistas de una posible depresión. Estudios demuestran la importancia de ayudar al paciente a que se mantenga independiente el mayor tiempo posible y de fomentar su autonomía. Vivir en su entorno le ayudará a aliviar el miedo y la ansiedad. 

“Si conseguimos detectar la enfermedad antes, vamos a ganar en la lucha con la enfermedad cuando las personas tienen más autonomía para comer o vestirse por sí mismas, para salir, disfrutar de sus amigos, de su familia… Así, la calidad de vida de los pacientes y de los cuidadores es mayor”
“Quizás esos pacientes saben algo sobre sí mismos que sus médicos no saben… y quizás debemos prestarles atención”
“Si uno nota un cambio en sus patrones de memoria en uno mismo o en un ser querido, que solicite una evaluación de un especialista”. “Pudiera tratarse simplemente de falta de sueño o mala nutrición, pero pudiera ser algo más que eso”.

2017-09-13T14:03:34+00:00 agosto 11th, 2014|Alzheimer|Sin comentarios