Puedes vivir solo,  aunque tengas Alzheimer

mujer con alzheimer

La cuarta parte de los enfermos de Alzheimer viven solos, y muchos de ellos lo hacen de forma satisfactoria, sobre todo en las primeras etapas de la enfermedad. Realizar pequeños ajustes, tomar algunas precauciones de seguridad y tener el apoyo de otras personas puede facilitar las cosas para estos enfermos de alzheimer.

Planificación legal y financiera

Si vives solo/a y te han diagnosticado alzheimer, es crucial que hagas tus planes legales y financieros mientras puedas participar en la toma de decisiones, para asegurarte que los demás conocen tus deseos, y sepan qué hacer a posteriori.

Seguridad

Existen varios aspectos de seguridad a tener en cuenta que pueden ayudarte a mantener tu independencia el máximo tiempo posible si padeces alzheimer.

1. Autocuidado

Los cambios en la capacidad mental puede reducir tu habilidad para tomar decisiones correctas sobre tu propio cuidado y tus necesidades del día a día, según progresa la enfermedad. Puedes tener un mayor riesgo de hacerte daño, caerte, perderte o no alimentarte correctamente. Asimismo puedes tener dificultades para mantener una higiene personal adecuada. Desatender tareas de la casa puede desembocar en unas condiciones de vida insalubres. Planifica con antelación cómo vas a encarar tus necesidades básicas, incluyendo la vivienda, la alimentación y los cuidados. Considera servicios de comida a domicilio, de limpieza del hogar, o servicios que te ayuden a tomar tus medicamentos con seguridad o, por ejemplo, a pagar tus facturas.

Consejos:

  • Acuerda con una persona que pueda ayudarte con la limpieza de la casa, las comidas, o las compras. Puedes encontrar servicios online para esto.
  • Asegúrate de tener tu pensión con depósito directo a través de tu banco.
  • Busca en quién confiar la gestión de tus facturas, y dale la autoridad legal para ayudarte con eso y con otros asuntos monetarios.
  • Establece un sistema de medicación por recordatorios.

3. Caídas

Puedes experimentar cambios en tu equilibrio que conduzcan a un incremento del riesgo de caídas; cambios en tu sensibilidad a la luz, el contraste entre colores, o la percepción de profundidad pueden afectar al equilibrio y tu capacidad de desplazarte. En este post analizamos el efecto de las caídas en las personas que viven solas.

3. Conducción

En algún momento, todas las personas con Alzheimer deberań dejar de conducir. Planificar con antelación cómo nos moveremos antes de que conducir sea un problema es una forma de anticiparnos al problema. Familiarizarnos con el transporte público mientras todavía conducimos es la mejor manera de planificar y afrontar el problema antes de que se produzca.

4. Comportamiento errático

Todas las personas con Alzheimer tienen el riesgo de sufrir un comportamiento errático, tanto en casa como fuera de ella. De hecho el comportamiento errático en casa suele ser un indicador de Alzheimer en fase inicial. Un incremento de la confusión y la agitación pueden causar lo que conocemos como vagabundeo. La deambulación errática o vagabundeo pueden ser muy peligrosos, sobre todo si vives solo y no tienes a nadie que pueda monitorizar estos cambios en ti mismo. Sensovida ofrece una alternativa a todos aquellos que viven solos ayudándoles  a vivir de forma independiente por mas tiempo.

5. Aislamiento y soledad

Es común sentirse aislado y dejado “de lado” por los demás después de recibir nuestro diagnóstico sobre el alzheimer, o según la enfermedad va avanzando. Establece una rutina con los amigos y familiares que te obligue a mantener el contacto con ellos. Toma parte en programas y servicios que te ponga en contacto con otros que están en las misma situación que tu.

Consejos:

  • Haz que tu familia, amigos o servicios sociales programen llamadas o te visiten diariamente.
  • Elabora una lista con preguntas y asuntos a tratar con ellos; incluye comprobaciones rutinarias de aparatos eléctricos, informáticos, tu móvil…

6. Servicios sanitarios

Aquellos que viven solos son más reacios a usar los servicios de salud debido a que se basan únicamente en su propia percepción; esto puede resultar en una mayor probabilidad de internamiento en residencia con el tiempo. Existen servicios que de ayudan a controlar y gestionar con mayor eficacia tu enfermedad, como enfermeras a domicilio, cuidadores profesionales, o incluso el autocontrol con aparatos médicos de última generación. Todos estos servicios pueden ayudarte a optimizar tu salud y vivir con más seguridad de forma independiente.

7. Soporte a domicilio

Las necesidades no cubiertas de las personas que viven solas incluyen ayuda con las tareas básicas como hacerse la comida o asearse. Investiga las opciones de soporte a domicilio como cuidadores (de pago o incluso voluntarios) o los servicios sociales.

Consejos:

  • Planifica algún servicio de comida a domicilio
  • Organiza la compra par que te la traigan a casa
  • Deja un juego de llaves a un vecino de confianza
  • Instala un sensor de humo y monóxido de carbono, sobre todo si tienes un sistema de calefacción antiguo.

Crédito de la fotografía: Tom Hussey, de su album “Reflections”- http://www.tomhussey.com/SERIES/Reflections/thumbs/

2017-09-12T10:19:46+00:00 noviembre 9th, 2014|Alzheimer|Sin comentarios