Viviendas tuteladas, equilibrio entre residencias y vivienda propia

viviendas tuteladas
De los 8,8 Millones de españoles mayores de 65 años, 1,7 millones viven solos.

La falta de recursos económicos sumados al deseo de vivir en su propia casa, apuntan a la necesidad de recurrir a una alternativa al cuidado institucional.

Las personas que envejecen manteniendo su independencia y contacto con la comunidad tienen un riesgo de institucionalización (en una residencia) un 50% más bajo, según este estudio (inglés).

Estas conclusiones se antojan cruciales para un sistema de salud, el español, que sufre un envejecimiento acelerado debido a la mejora en la esperanza de vida, el descenso en la natalidad y que se va acrecentado con la llegada a la jubilación de la generación del baby-boom:
baby boom españa
Pero lo cierto es que existen alternativas viables y los actores encargados de llevarlas a cabo, sobre todo en el ámbito privado, están poniendo todos los esfuerzos para hacerlas posibles desde el punto de vista de calidad en el servicio, sin perder de vista el bolsillo de los usuarios.

Las viviendas tuteladas

¿Qué es una vivienda independiente tutelada?

Se trata de una vivienda autónoma, unipersonal y/o en pareja, que permite la vida independiente de la persona mayor, y que se encuentra bajo la “tutela” y asistencia de los servicios sociales, de carácter público o privado. De esta manera, una vivienda tutelada no sólo cubre las necesidades de alojamiento, sino que puede ayudar en la manutención, seguridad, atención médica, y cualquier otro servicio que la persona pueda necesitar.

¿A quién van destinadas?

A personas mayores que tienen autonomía tanto física como mental, pero que no pueden continuar viviendo solos sin ayuda de algún tipo. Incluimos aquí a personas con algún tipo de demencia en etapas iniciales.

Cómo adaptar nuestra vivienda para disfrutar de los mismos servicios que una tutelada

Los avances en la prestación de servicios por parte de los servicios sociales, públicos y privados, están permitiendo una adaptación de su estructura a las nuevas necesidades de una población mayor que vive más años, y que quiere seguir haciéndolo de forma independiente. Algunos ejemplos son las visitas de asistentes sociales, actividades para fomentar la socialización, servicios del limpieza, comida a domicilio… ente otros.

Las nuevas tecnologías desempeñan un papel fundamental en esta configuración. Los sistemas de aviso ante posibles accidentes –teleasistencia– están dando paso a sistemas mucho más avanzados como la monitorización remota 24 horas, que permite anticiparse a los problemas y llevar un control exhaustivo de las necesidades en todos los niveles, o los sistemas de telesalud, que permiten el seguimiento de enfermedades crónicas tan comunes en las personas mayores como la diabetes, hipertensión, complicaciones pulmonares o cardiacas, y que sirven para ayudar a nuestro médico de cabecera a tener un control más íntimo sobre nuestra enfermedad y ajustar de esta manera el tratamiento, consiguiendo elevar la calidad de vida del paciente.

¿Te interesa saber más? Escríbeme a mi cuenta personal (fidel@sensovida.com) y estaré encantado de ampliar la información, o charlar sobre lo que más te interese 😉

Referencias:

  • Modelos de alojamientos y servicios residenciales. (Portal Mayores).
  • There´s No Place Like Home: Models of supportive Communities for Elders.(California HealthCare Foundation).
  • Technology’s Role in the Top Senior Housing Trends. (Senior Housing News) Enlace
  • Viviendas tuteladas (Discapnet). Enlace
2017-09-12T10:15:20+00:00 enero 19th, 2015|Cuidado y Salud|2 Comentarios