El riesgo del calor y los mayores

La importancia de la hidratación en las personas mayores

Es frecuente leer cosas acerca del riesgo del calor en los mayores, así como del riesgo de deshidratación, pero no veo que acabe de integrarse bien esta información, porque cada verano vemos muchos casos de deshidratación, sobre todo en personas dependientes o muy mayores.

Es posible que se desconozca que con la edad avanzada se pierde la sensación de sed. Puede el organismo necesitar agua y la persona no siente sed, esa es la razón fundamental de que se beba menos agua de la que se necesita. Esta es la cuestión importante. Una buena costumbre en las personas mayores es ponerles un vaso de agua en la mesa que tengan más cercana y ofrecerles de vez en cuando; o sacarles un vaso de limonada a media tarde y ofrecérselo. No podemos esperar a que nos lo pidan. Será tarde o nunca será.

En mi experiencia en muchas ocasiones se beben el vaso (mejor si no es muy grande) y dan las gracias. No se les ha ocurrido pedirlo pero lo ven y les apetece. Se puede ofrecer un zumo, una limonada, un vaso de agua…lo que veamos que les puede gustar más.

Para aquellos que sea muy difícil darles líquidos (que los hay) debemos ser creativos, propongo gelatinas, boles de frutas trituradas de merienda, una infusión -que suele aceptarse mejor que un vaso de agua- un gazpacho, pero hay que intentar que lo que ingieran tenga buena proporción de agua, no dejarlo estar.

Con estos hábitos se puede mantener una buena hidratación en la persona mayor sin necesidad de hacer nada más complicado, además si creamos un hábito es más fácil, por ejemplo un zumo siempre a media tarde. Para más beneficio, se puede hacer en compañía ¿a quien no le viene bien un zumo a media tarde?

Seamos conscientes de este problema porque prevenirlo es importante y es fácil.

Pilar Ochoa especialista geriatria
Mª Pilar Ochoa es medico especialista en geriatría y asesora de Sensovida.

 

2017-09-13T13:49:58+00:00 junio 30th, 2015|Cuidado y Salud|Sin comentarios