Algo impensable

señora mayor tranquila

 

Las personas mayores cada vez son más conscientes de la importancia de una caída, y eso yo lo veo cada día cuando asesoro a los pacientes y me contestan “sí, sí que no me caiga…”
Hay cosas que se hacen bien. Ahora es frecuente ver mujeres mayores con estupendos zapatos, con suela de goma, que sujetan bien el pie, sin demasiada altura y generalmente cómodos. Yo diría que incluso están de moda, y que rejuvenecen.

Esta mañana he conocido a una mujer de 88 años, mentalmente sana y que vive sola. Al preguntarle, me ha contado que es consciente de la importancia de evitar una caída, por eso ella contrató un servicio de teleasistencia, por si alguna vez tenía problemas.
Tiene la costumbre de llevarlo siempre puesto, y lo deja en la mesilla cuando se acuesta.
Ayer dejó todo preparado en su cuarto como hace siempre, y fue un momento a la cocina a recoger unos platos antes de irse a la cama.
Yo, geriatra, la he conocido en el hospital, donde ha ingresado con una fractura de cadera. Se cayó en la cocina, el botón de teleasistencia estaba en su mesilla y ella no podía levantarse.
Reflexionemos por un segundo sobre cuántas caídas están relacionadas con la prisa o cuántas están relacionadas con pensar “si es un momento” y en la importancia de dar un giro a la teleasistencia tradicional.

Gracias a las nuevas tecnologías, y la utilización del Internet de las cosas, se han creado Sistemas Inteligentes integrados con la Salud, como es Sensovida. Un sistema de Teleasistencia Inteligente, capaz de detectar este tipo de situaciones y evitar riesgos innecesarios.

 
Mª Pilar Ochoa es medico especialista en geriatría y asesora de Sensovida.
 
2017-09-14T11:34:44+00:00 febrero 27th, 2017|Hábitos de vida|Sin comentarios