20 desconcertantes realidades sobre el aislamiento de nuestros mayores

Cuidado con el aislamiento de nuestros mayores

Los sentimientos de soledad y aislamiento traen consecuencias graves para la salud de los mayores. Por eso tenemos que tener cuidado con la tendencia al aislamiento de nuestros mayores. Entender las causas y los factores de riesgo del aislamiento pueden ayudarnos a prevenirlo.

En España, una de cada seis hombre mayores de 65 años vive en una residencia unipersonal, el problema se agrava en la mujer -debido a una mayor esperanza de vida-, una de cada cuatro vive sola.

Los contactos sociales tienden a disminuir según nos vamos haciendo mayores por variedad de razones, incluyendo la jubilación, la muerte de familiares y amigos, o la falta de movilidad. Independientemente de la causa del aislamiento, las consecuencias pueden ser muy serias, y dañinas. La propia percepción de la soledad -el sentimiento de verse solo- es un desafío para muchos mayores. Afortunadamente, las últimas dos décadas hemos visto investigaciones exitosas sobre los riesgos, causas y prevención del aislamiento en mayores.

Aquí tenemos 20 realidades que pueden desconcertarnos sobre el aislamiento de nuestros mayores:

1 El aislamiento aumenta el riesgo de mortalidad

La falta de red social que pueda identificar los primeros síntomas de una enfermedad y por lo tanto poner en marcha los servicios médicos adecuados es la razón. Para más datos, consultar este estudio (en inglés).

2 El sentimiento de soledad afecta negativamente a nuestra salud física y mental

Independientemente de las razones del aislamiento, los mayores que se sienten solos  y aislados suelen reportar más complicaciones de salud tanto física como mental, como se puede comprobar en este estudio.

Los recursos sociales como centros de día o programas de entrega de comida a domicilio  ayudan a combatir estos sentimientos subjetivos de aislamiento.

3 La soledad auto percibida contribuye al deterioro cognitivo y al riesgo de demencia.

EL doctor Cacioppo, neurocientífico de la Universidad de Chicago, ha estudiado el aislamiento durante 30 años. Su descubrimiento más preocupante es que el sentimiento de soledad está enlazado a un menor desarrollo cognitivo y consiguiente deterioro.

-Evolucionamos para ser una especia social,  dice el Dr.Cacioppo,  -nuestro cerebro está programado de esta manera, si no lo “alimentamos” de esta manera, puede tener efectos físicos y neurológicos negativos.

4 El aislamiento hace  a los mayores vulnerables al abuso

Según el Centro Nacional contra el abuso a mayores, muchos estudios demuestran la conexión entre el aislamiento y el abuso en mayores. Bien porque sean víctimas más fáciles, o bien porque los propios abusadores intenten aislar al mayor  para minimizar el riesgo de ser descubiertos.

Una solución crítica es denunciar los abusos, la mayoría de los abusos permanecen indetectados. Mantener conexiones sociales ayuda a prevenir el abuso a personas mayores.

5 Los mayores LGTB son mucho más proclives al aislamiento social.

Los mayores pertenecientes al colectivos de Gays, lesbianas, TRansexuales o bisexuales tienen más tendencia a ser solteros y menos probabilidad de tener hijos, e incluso pueden sufrir distanciamiento de sus propias familias.

La discriminación es un obstáculo para el colectivo senior de LGTB´s, según la Fundación 26 de Diciembre,” Las personas mayores LGTB son un colectivo vulnerable y abandonado por las sociedad mayoritaria y por el propio colectivo, encontrándose en la actualidad sin recursos específicos que puedan paliar el deterioro, la soledad y su situación de dependencia.”

6 El aislamiento en mayores está asociado a enfermedades crónicas.

Enfermedades pulmonares, artritis, mobilidad reducida y depresión fueron relacionadas con el aislamiento social en el estudio mencionado con anterioridad.

Para mayores que viven solos, llamadas de teléfono y visitas son parte crítica en la conexión con los seres queridos. Otras opiniones hablan de que el traslado a residencia o vivienda tutelada puede mitigar dos necesidades, el cuidado continuo y la necesidad de compañía.

7 Es un factor de riesgo principal par la depresión

Numerosos estudios han encontrado paralelismos entre los sentimientos de soledad y síntomas de depresión, tanto en personas de mediana edad como en mayores.

Un primer e importante paso es reconocer esos sentimientos de soledad, aislamiento o depresión y buscar tratamiento, taot si eres tu la persona afectada como si se trata de un familiar.

8 Causa hipertensión.

Un estudio de 2010 sobre psicología y envejecimiento concluyó que existía una relación directa entre la soledad en adultos mayores y un incremento de la presión sanguínea sistólica en un periodo de 4 años. Los incrementos fueron independientes de la raza, etnia, género y otros posibles factores de contribución.

9 Los mayores aislados socialmente son más pesimistas sobre su futuro.

Los mayores aislados predicen que su salud  empeorará en los siguientes 5-10 años y están mas preocupados por recibir ayuda de los distintos instrumentos de protección social, que aquellos que disfrutan de conexiones sociales constantes.

Así pues los servicios basados en comunidad y contacto social son críticos para la salud de nuestros mayores.

10 El aislamiento físico y geográfico conduce al aislamiento social.

Uno de cada seis mayores que viven solos se enfrenta a barreras físicas, culturales o geográficas que les separan del resto de la comunidad. entre las distintas acciones por parte de la comunidad para ayudarles, están: Los servicios de protección sociales, periódicos o flyers locales, servicios de comida a domicilio.

11 Los mayores aislados tienen más probabilidades de necesitar cuidados a largo plazo

Una persona mayor que vive sola y aislada es con toda probabilidad un potencial receptor de servicios como teleasistencia, cuidado a domicilio y en última instancia ingreso en una residencia. Estos servicios ayudaran de forma directa a combatir el aislamiento, particularmente en áreas rurales.

12 La pérdida del cónyuge es un factor de riesgo para la soledad y el aislamiento.

Un hecho muy común según envejecemos, ha probado en numerosos estudios aumentar la vulnerabilidad emocional y el aislamiento social; aparte del propio dolor y la pérdida de la pareja, el superviviente corre el riesgo de perder lazos sociales que provenían de su cónyuge.

13 Un transporte publico deficitario puede conducir al aislamiento social.

Aunque la esperanza de vida sobrepasa como en 10 años a la de conduccion segura, el 41% de los mayores no siente que sus servicio de transporte público estén adecuados a sus necesidades. Desde Discapnet han elaborado unas guías de transporte accesible para algunas de las mayores ciudades de España.

14 Los cuidadores de los mayores también sufren riesgo de aislamiento social.

Ser un familiar cuidador, ya sea conyuge o hijo, conlleva una enorme responsabilidad. Si el mayor tiene además Alzheimer, demencia, o deterioro físico grave, el cuidador puede sentirse menos capaz de atender sus propias relacione sociales como hacía antes, lo que trae consigo soledad, aislamiento y depresión.

Una buena idea es buscar consejo profesional, existen algunas asociaciones en España dedicadas a los cuidadores no profesionales, como http://www.cuidadoresfamiliares.org/

15 La soledad puede ser contagiosa.

Estudios han encontrado que la soledad tiene la tendencia a extenderse de una persona a otra, debido a interacciones sociales negativas. En otras palabras, una persona solitaria, corre el riesgo de diseminar su soledad entre su círculo cercano (que es muy reducido).

16 La personas solitarias tienen mas probabilidades de adoptar comportamientos poco salubres

Entre estos comportamientos destacar una dieta poco equilibrada, falta de actividad física, fumar.

Los humanos tendemos a hacer lo que hace la gente que nos rodea. Así pues, vivir en comunidad fomentará hábitos saludables en un mayor aislado.

17 El voluntariado puede reducir el aislamiento social y la soledad en mayores.

Todos aquellos que han experimentado el voluntariado conocen que es una actividad muy reconfortante, y hay que destacar que las personas mayores tienen, por su mayor experiencia, mucho que aportar en el este campo. Colaborar con algún programa de voluntariado puede aumentar la longevidad y contribuir a mejorar la salud mental y el bienestar, y a asegurarse una fuente perfecta de conexiones sociales de mucha calidad.

Algunos recursos de utilidad:

hacesfalta.org

gobierno de España

Obra social La Caixa

Fundación Rey Ardid

18 Te sientes solo? Apúntate a una actividad

Estudios han constatado que los programas más efectivos para combatir la soledad y el aislamiento en los mayores tienen un componente educacional, o de entrenamiento en alguna materia. Por ejempo, clases sobre temas de salud, informática, o ejercicio físico.

Obra Social La Caixa

Infoelder

Las actividades para mayores suelen estar gestionada a nivel local, por ejemplo:

Zaragoza

Madrid

 

19 La tecnología puede ayudar a mitigar el aislamiento social -pero no siempre.

Que la tecnología puede ayudar a combatir el aislamiento social es un hecho, pero no es sino una herramienta más, que sirve sobre todo como hilo conductor o facilitador, de conexiones sociales “reales”.

Algún ejemplo de tecnología aplicada a combatir el aislamiento es el programa promovido por Sensovida, que permite, mediante algoritmos basado en los gustos, aficiones, y otras variables encontrar a la persona adecuada para charlar 15 minutos. La iniciativa social está teniendo muy buena acogida y son muchos los voluntarios que se interesan en participar.

20 La actividad física reduce el aislamiento.

Los ejercicios en grupo son una fantástica manera de reducir el aislamiento, y por supuesto ayudan a mejorar la salud física y mental.  Lo mismo da realizar ejercicio aeróbico que unos simples estiramientos, los resultados son inmediatos.

Las actividades físicas también están gestionadas de forma local por los ayuntamientos:

Madrid

Barcelona

 

¿Sufres tu o algún familiar de soledad o aislamiento? ¿Cuál, según tu opinión, es la mejor forma de combatirlo? Déjanos tu opinión y abramos un debate. Gracias!

(este post está inspirado del original “20 Facts about senior isolation that will stun you“, por Sarah Stevenson)

2017-09-12T09:43:32+00:00 octubre 30th, 2015|Hábitos de vida|Sin comentarios